My Church
   
  Romans 14:12
Jump to another verse
"So each of us shall give account of himself to God. "
Romans 14:1 As for the man who is weak in faith, welcome him, but not for disputes over opinions.
Romans 14:2 One believes he may eat anything, while the weak man eats only vegetables.
Romans 14:3 Let not him who eats despise him who abstains, and let not him who abstains pass judgment on him who eats; for God has welcomed him.
Romans 14:4 Who are you to pass judgment on the servant of another? It is before his own master that he stands or falls. And he will be upheld, for the Master is able to make him stand.
Romans 14:5 One man esteems one day as better than another, while another man esteems all days alike. Let every one be fully convinced in his own mind.
Romans 14:6 He who observes the day, observes it in honor of the Lord. He also who eats, eats in honor of the Lord, since he gives thanks to God; while he who abstains, abstains in honor of the Lord and gives thanks to God.
Romans 14:7 None of us lives to himself, and none of us dies to himself.
Romans 14:8 If we live, we live to the Lord, and if we die, we die to the Lord; so then, whether we live or whether we die, we are the Lord's.
Romans 14:9 For to this end Christ died and lived again, that he might be Lord both of the dead and of the living.
Romans 14:10 Why do you pass judgment on your brother? Or you, why do you despise your brother? For we shall all stand before the judgment seat of God;
Romans 14:11 for it is written, "As I live, says the Lord, every knee shall bow to me, and every tongue shall give praise to God."
Romans 14:12 So each of us shall give account of himself to God.
Romans 14:13 Then let us no more pass judgment on one another, but rather decide never to put a stumbling block or hindrance in the way of a brother.
Romans 14:14 I know and am persuaded in the Lord Jesus that nothing is unclean in itself; but it is unclean for any one who thinks it unclean.
Romans 14:15 If your brother is being injured by what you eat, you are no longer walking in love. Do not let what you eat cause the ruin of one for whom Christ died.
Romans 14:16 So do not let your good be spoken of as evil.
Romans 14:17 For the kingdom of God is not food and drink but righteousness and peace and joy in the Holy Spirit;
Romans 14:18 he who thus serves Christ is acceptable to God and approved by men.
Romans 14:19 Let us then pursue what makes for peace and for mutual upbuilding.
Romans 14:20 Do not, for the sake of food, destroy the work of God. Everything is indeed clean, but it is wrong for any one to make others fall by what he eats;
Romans 14:21 it is right not to eat meat or drink wine or do anything that makes your brother stumble.
Romans 14:22 The faith that you have, keep between yourself and God; happy is he who has no reason to judge himself for what he approves.
Romans 14:23 But he who has doubts is condemned, if he eats, because he does not act from faith; for whatever does not proceed from faith is sin.

Big thanks to Tokyo locale for wonderful message (karne ba? whew!)

Rom 14:12 Kaya nga ang bawa't isa sa atin ay magbibigay sulit sa Dios ng kaniyang sarili.

So each of us shall give account of himself to God.

Para Pensar……

Articulo escrito por el Pastor Pablo Caballero de http://ungido.org

El Espíritu de Dios me ha inquietado a que urgentemente escriba este articulo. Es triste decirlo pero es una verdad que no se puede seguir callando. La violencia domestica toda la vida ha existido, siempre el más fuerte ha abusado del más débil. Pero el que esta violencia se esté manifestando cada día más en ámbitos cristianos es inconcedible. Peor todavía es el hecho de que pastores y ministros le aconsejen a mujeres cristianas que son abusadas a esperar y seguir soportando.
Nunca la Biblia declaró que el abuso es justificado. Y aunque muchos a su conveniencia han tratado de manipular las palabras de nuestro Cristo en cuanto a poner la otra mejilla, si estudiamos estas preciosas palabras dentro de su contexto, vemos que la enseñanza se refiere a no ser un buscador de problemas y a no ser vengativo. Existe una gran diferencia entre ponerle un pare a una relación de abuso y a buscar justicia por nuestras propias manos.

El abuso nunca se puede aceptar ni tolerar. Si nos dejamos guiar por la Biblia, esta enseña a obedecer las leyes de los hombres. Existen leyes en muchos países del mundo que condenan la violencia física y psicológica contra otra persona, hasta penado con cárcel. Los abusos vengan de donde vengan, sea de esposo, esposa, familiares, padres, empleadores, pastores, se tienen que denunciar y el abusador debe pagar un precio a la medida de su conducta. Y este abuso se tiene que denunciar desde la primera vez, nunca, repito, nunca se puede esperar a una segunda vez. De hacerlo, solo está usted garantizando de que vuelva a suceder.
La persona que abusa siempre se justifica a sí mismo. La Palabra de Dios declara que al que mucho se le dé mucho se le pedirá. Y aquella persona que de una forma u otra tiene autoridad o fuerza sobre otro, sea físico, económico, social, o de otra índole, le tendrá que dar cuentas a Dios por sus acciones y aún cuando la persona no sea cristiana—toda rodilla se doblara ante El. Tanto el esposo que abusa a su esposa e hijos creyéndose que puede hacerlo por el simple hecho de ser "el hombre de la casa" como el pastor que cree que puede manipular a las ovejas que Dios le ha confiado para que hagan todo lo que el dice a su capricho o conveniencia sin importarle lo que las ovejas sufran, o el jefe que humilla a sus empleados para que sepan quien es el que manda, le van a tener que dar cuentas a nuestro Señor y van a pagar con azotes por el dolor que le han causado a otros—ese día no podrán salirse con la suya y será el llorar y crujir de dientes.

La persona que se deje abusar también le tendrá que dar cuentas a Dios. El Señor nos preguntara que hicimos con lo que nos dio. Y más cuentas tendrán que dar cuando por su inacción otros también son lastimados. La mujer que aguanta golpes y no hace nada al respecto, por ejemplo ir a la policía, tendrá que darle explicaciones a Dios por su falta de acción al respecto. Pero la mujer que aparte de dejarse dar golpes y también deja que abusen a sus hijos, tendrá más explicaciones que dar. El vecino que escucha los gritos y se hace el sordo, también tendrá que dar cuentas por su falta de acción. Avece somos tan egoístas que solo nos importa algo si tiene que ver con nosotros o alguien que tenga que ver directamente con nuestras vidas. Pero el que no ama a su prójimo como a si mismo no ama a Dios.

El divorcio no es una práctica que Dios desea. La perfecta voluntad de Dios es que un hombre y una mujer unan sus vidas para siempre. Pero el mismo Jesús deja ver que hay excepciones cuando habla de que por causa de "fornicación" puede haber divorcio. Estoy totalmente seguro conociendo a mi Cristo como lo conozco que El nunca le diría a una mujer que se quede al lado de un hombre que la maltrata físicamente o psicológicamente continuamente y sin arrepentimiento genuino. El decir lo contrario es entrar en un Legalismo donde solo estamos leyendo la ley y no la intención de la ley. El matrimonio se basa en AMOR. Repito otra vez, el matrimonio no es basado en SEXO, no es basado en CULTURA, no es basado en CONVENIENCIA, es basado en AMOR. El amor que todo lo soporta no es el amor que todo lo golpea y destruye. El divorcio no puede basarse en que ya me canse de esta persona, o ya esta persona se puso fea o feo. Pero si se puede basar en que me divorcio de esta persona por sus continuos maltratos y desamor.

Es triste ver como volvemos al legalismo continuamente. Como nos volvemos fariseos haciéndole la vida miserables a otros con nuestras leyes y reglas mientras nosotros mismos no cumplimos a plenitud lo que exigimos. Triste es ver como juzgamos, como ponemos en disciplina a otros, como criticamos abiertamente, y si nuestros hechos se pudieran ver públicamente que avergonzado quedaríamos. A Cristo lo acusaron de violar la ley porque sanaba en el día sábado, la respuesta de Cristo fue que no pusieran los ojos en la ley pero en la intención de la ley. La intención de la ley era que separáramos un día para adorar a nuestro Dios, y he aquí, estaban delante de su Señor y en lugar de alabarlo por el bien que estaba haciendo, lo criticaban. Recuerden estas palabras "Misericordia quiero y no sacrificio." Tengamos piedad con los que sufren y no le pongamos mayor carga.

¡Dios les Bendiga!
Leave Comment